La Huida ha Terminado

La vida en ocasiones nos lleva por caminos que quizás en el momento no podemos comprender, a veces bellos, pero en ocasiones muy dolorosos, y cuando pensamos que no puede ser más difícil, la vida nos golpea más duro. Y aunque no lo creas, puedes recuperarte, puedes levantarte, puedes emerger resplandeciente.

Te comparto esta colaboración de Alejandro Quiyono, creador del Soul Yoga, en donde nos comparte una de estas etapas en su vida.

COLABORACIÓN: ALEJANDRO QUIYONO

 

LA HUIDA HA TERMINADO

 

La muralla se derrumba

los viejos tambores del alma retumban,

escucho claro el llamado,

abro la puerta con ligero temblor.

Pero lleno de fe

vacío las razones.

Y canto.

 

El dolor sigue

pero ya no sufro,

las cicatrices desvanecen,

los recuerdos se despiden

como antiguos huéspedes,

ya lejanos.

 

Ya no hay bloqueos,

la mirada está al fin despejada

y los cielos grises del pasado

dan paso a los soles y a los guerreros del alba.

 

No poseo más excusas,

ya no tengo escapatorias

todas mis estrategias de huida se han caído

todas las mentiras que me cuento se han agotado.

 

Finalmente te puedo ver.

En las gotas de la lluvia que antes me mojaban,

en las hojas del bosque que crujen con latidos,

en los besos del aire mañanero que antes me helaba.

 

Finalmente me puedo ver.

En el perro andrajoso que agita su cola,

en el vecino quejumbroso que limpia y barre los patios,

en la mirada dolorosa del mendigo que pasa.

 

El corazón está en paz.

El alma agradece esta nueva claridad.

 

Son las delicias de la vida,

los detalles ordinarios, comunes y mundanos,

cada momento perfecto,

cada instante una sinfonía de lo extraordinario,

cada segundo una Oda al milagro que es verte,

al asombro que es verme.

 

23 de noviembre de 1985, un paso y luego el otro, múltiples huellas arrastrándose hacia la casa. Ideas rotas amargamente cargadas en un corazón maltrecho. Las nubes escondieron los rayos del sol como cuando una madre cobija a su hijo del frío. Como cuidando las lágrimas que derramaba por aquella ilusión adolescente. Llegando a casa fui rescatado por las palabras de Rafa, mi hermano. El abrazó con claridad mi momento, haciéndome entender que nada pasaba y que ese era solo el inicio de mi vida romántica. Aseveró que más temprano que tarde, encontraría nuevas musas en quien depositar la poesía que derramaba. A pesar de que logró animarme, solo pensé que era el momento más triste de mi corta vida. Pero qué equivocado estaba.

Esa misma noche, en la esquina de Popo y Gabriel Mancera, un borracho a 100 km hora, impactó el auto en que iba Rafa. Una hora más tarde mi hermano murió.

Decir que mi vida cambió, queda enormemente corto. A partir de entonces viví años solo para evitar que aquel dolor bestial volviera a repetirse. El sentido de mi vida consistió en protegerme, en huir, en acorazarme.

Pero la divinidad siempre nos alcanza. Nuestra alma encuentra la forma de manifestarse.

Tras varios traspiés, caídas y levantadas terminé en todo tipo de terapias y entrenamientos hasta que varios duros pero atinados viajes al inconsciente lograron destapar aquello que celosamente guardé por años.

Varias toneladas de pesar cayeron como plumas en el aire. Los rayos del sol nuevamente se asomaron y las nubes se hicieron a un lado para que pudiera admirarles.

No quiere decir q la vida fue rosa a partir de entonces, pero sí que la forma en que enfrenté a la vida cambió radicalmente. Ahora no huyo, ya no corro, sólo abrazo y me rindo.


Déjame tus comentarios, y si te gustó, compártelo!!!


Alejandro Quiyono

 

Creador del Soul Yoga.

www.soulyoga.mx

One thought on “La Huida ha Terminado

  • 4 junio, 2018 at 12:08 pm
    Permalink

    Alejandro Quiyono maestro, si el dolor tan grande te ha hecho ser quien eres y a permitido que abras tu corazón para expresarlo y compartirlo , pues agradezco a Dios tus sacudidas y haber movido tu tierra, porque en cada paso que has dado en encontrarte y aclarar tu cielo, tus enseñanzas han dejado huella en el alma de cada uno de tus alumnos y nos han mostrado el camino profundo a nuestra fuerza interna , esa que solo proviene de nuestra luz… mi respeto y admiración por siempre, maestro 🙏🏻

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *