Tutorial Parado De Cabeza I

Sirsasana I

Sirsa: Cabeza.

Asana: Postura. Postura del Parado de Cabeza.

Sirsasana I: Postura del Parado de Cabeza.

Categoría: Inversiones.

 

El parado de cabeza, o Sirsasana 1, es una postura de yoga que te ayuda a ver las cosas desde otro punto de vista, al estar la cabeza abajo y el cuerpo arriba, tienes otra perspectiva de la vida. Es considerada una inversión, esto es, que las piernas y las caderas están más arriba que el corazón, lo que trae muchísimos beneficios, así como también algunas cuestiones a considerar antes de realizarla.

 

Cómo entrar a la postura:

  • Colócate con tus rodillas y antebrazos en el piso, codos separados a lo ancho de los hombros, y entrelaza dedos de tus manos, y guarda el dedo chiquito que te quedó abajo para que quede a la altura del otro, de tal modo que el lado cubital de tus manos quede perfectamente en el tapete en y enraizando hasta los codos.
  • Coloca la coronilla en el piso, cabeza lo más cerca de tus manos. Ya no la muevas hasta que bajes.
  • Presiona bien antebrazos al piso y estira tus piernas, desliza omóplatos hacia tus costillas como abrazándolas y aleja los hombros de tus orejas.
  • Camina lentamente pies hacia tus codos, alargando tu columna en todo momento, llevando tus caderas lo más arriba posible de tus hombros.
  • Enraiza hacia tus antebrazos, lleva un talón hacia tu glúteo, acercando tu rodilla al pecho, y luego el otro talón al glúteo y acerca tu otra rodilla al pecho, de tal modo que tengas los dos pies arriba y rodillas al pecho. Apriétate.
  • Lentamente balancea tu cadera hacia arriba y atrás, y comienza a extender tus piernas hacia arriba, apretando muslos y juntando dedos gordos de tus pies. Usa bandhas. Dirige la energía hacia arriba. Puedes dejar pies en flex, o bien poner tus pies en punta, prueba qué sientes mejor.
  • Una vez arriba, enraiza antebrazos al piso, presionalos y eso hará el efecto de elongar tu espina dorsal, mandando la energía hacia arriba. Energéticamente junta codos, para que se ensanche un poco tu espalda, se activen más tus músculos y tengas más estabilidad.
  • Presiona suavemente tu cabeza en el tapete, para crear el efecto de enraizar y extender, así se activarán los músculos que te darán estabilidad. Esto le quita peso y presión al cuello, alarga la columna, y te da el efecto de flotar.
  • Para salir, flexiona rodillas y baja un pie a la vez al tapete.

 

Explora:

  • Torsiones.
  • Piernas de Garudasana.
  • Piernas en movimiento de hélices de helicóptero.
  • Subir y bajar las piernas juntas y extendidas, casi hasta el piso, para fortalecer espalda y abdómen.
  • Doblar las rodillas en posición de loto.
  • Convertirla a Sirsasana II.
  • Hacerla con un brazo de Sirsasana I y un brazo de Sirsasana II.
  • Transicionar a Baby Bakasana.

 

Beneficios:

  • Calma el Sistema Nervioso, y favorece la relajación.
  • Calma la mente, y favorece una mejor toma de decisiones.
  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Libera la tensión en piernas, y ayuda a mejorar la circulación.
  • Relaja los órganos digestivos, y ayuda a una mejor digestión.
  • Fortalece músculos de los brazos, espalda, pecho y abdómen.
  • Tiene un efecto rejuvenecedor.
  • Nos ayuda a aprender a ver las cosas o situaciones desde otra perspectiva.

 

Riesgos Principales:

  • Cuello, si la cabeza tiene mucho peso, o si giras la cabeza mientras estás en la inversión. No hacerla si tienes problemas de vértebras cervicales.
  • Espalda baja, si no estás continuamente alargando la columna hacia arriba.
  • Hombros, si no están activos.

 

Qué tomar en cuenta:

  • Sube con tu respiración, evitando saltar, pues saltando puedes lastimar tus vértebras cervicales.
  • Evita hacer esta postura si tienes problemas en las vértebras cervicales.
  • Una vez que tu cabeza esté apoyada, no gires tu cabeza, pues esto dañará tus vértebras cervicales. Si por algo tienes que reajustar tu postura, baja, quita tu cabeza del piso y reajusta, entonces vuelve a subir.
  • Al principio practícala con la ayuda de un instructor de yoga, que pueda guiarte y cuidarte en el proceso. Puedes también hacerla cerca de una pared, para evitar caídas.

 

Recuerda que lo importante no es alcanzar a hacer las posturas, lo importante es disfrutar el proceso de lograrlo. Y sobretodo, disfrutar las transiciones entre una postura y otra. Practícala con mucha consciencia y cuidado.

 

Déjame tus comentarios y tus experiencias haciendo esta postura, ¿y a ti qué te ha enseñado esta postura?